Las artes marciales son conocidas por las películas y series al estilo de Karate Kid y Cobra Kai, entre otras. Esto genera tanta publicidad como confusión. Probablemente nos sintamos identificados, o no tan identificados con todo lo que vemos por ahí. 

Hoy queremos dar una breve guía a aquellas personas interesadas en aprender Karate y que no saben cómo elegir la mejor escuela según sus características personales.

¿Cómo elegir una escuela de karate?

Cuando se trata de elegir una escuela para nosotros mismos o para nuestros hijos, existen unos puntos fundamentales a tener en cuenta:

1. Observe al instructor: como es su trato con los alumnos, que nivel de exigencia pide, cuales son las dinámicas de la clase. Para esto muchas escuelas ofrecen una o dos clases gratuitas ¿Se imagina recibir clases con un instructor al estilo Jhon Kreese? Yo lo pensaría dos veces…

2. Cuál es la filosofía y objetivos de la enseñanza: Puede ser que usted esté buscando mejorar su salud o que por otra parte, quiera practicar un deporte para competir. Si es fan de Cobra Kai, a estas alturas sabrá que cada Dojo tiene una razón de ser la cual se refleja en los actos de sus alumnos.

3. Conozca a los alumnos antiguos: Al ver los logros y personalidades de los practicantes, usted sabrá si tienen valores en común o si son personas que en el futuro le podrán apoyar en la consecución de sus propios objetivos, siendo ejemplo de superación ¿Entrenaría junto a Halcón o junto a Miguel?

Con estos puntos en mente, puede acercarse a los instructores y despejar cualquier duda o mitos que usted crea tener respecto a la práctica.

¿Debo comprar un uniforme de karate?

En la mayoría de escuelas no se requiere tener un uniforme de karate desde el principio, este se podrá adquirir cuando las personas lleven cierto tiempo practicando y estén seguras de querer continuar. Antes de comprar, asegúrese de preguntar al instructor cuales son las características que el dojo exige para el uniforme.

Y finalmente…. ¿Cómo puedo aprender karate? La respuesta es una gran dosis de constancia. Aceptar que no será fácil y aún así, hacer lo posible por divertirse en el camino.

Solo la disciplina y el hábito harán que el cuerpo se adapte y adquiera las técnicas. Para lograr esto, primero entrene su mente para nunca rendirse y celebre cada logro y cada ascenso porque se trata de un gran esfuerzo de su parte.

Asiste a una clase demostración

Todo lo que siempre has deseado está un poco más allá del miedo.
— George Addair—