El grupo de mujeres de la XXXII Concentración Especial en Colonia del Sacramento, Uruguay, estuvo bien nutrido y con participantes de Argentina, Uruguay y Colombia. El ambiente de camaradería y apoyo de todas fue ideal para nosotras en nuestra primera vez en Colonia.

La experiencia de las participantes de Argentina y la fortaleza de las participantes de Uruguay se hizo notar en todos los entrenamientos. Las jóvenes mujeres Uruguayas, aunque eran las más jóvenes de todas, rondando los 15 o 16  años de edad, demostraron gran madurez para afrontar entrenamientos tan intensos y el hecho de estar fuera de casa, lejos de las comodidades y la alimentación habitual; siendo responsables con ellas mismas y manteniendo su compromiso marcial ante todo.

Agradecemos a Senpai Jeanette Castañeda por el ejemplo dado en cuanto a espíritu y técnica, los más altos estándares de la JKA; y las sesiones de calentamiento y estiramiento que denotan su experiencia y cuidado de las personas a quienes está enseñando.

Como siempre el sentido del orden propio de nosotras las mujeres, permitió que nuestra convivencia en la habitación y demás áreas comunes se mantuviera, así como ese sentido maternal que surgía cada vez que alguna necesitaba un apoyo. Por todo esto gracias a Senpai Nilce y Ana Laura!

Compartimos también una cena muy femenina y llena de la experiencia marcial, anécdotas y brindis con Sensei Eugenia Valls, en donde nos inspiró a fortalecer el karate femenino y a tomar lo mejor de él para nuestro crecimiento; sobre todo en unión y encontrando siempre el lado más puro de las enseñanzas espirituales que el Budo karate trae para nosotras, poniendo el corazón en el dojo y en la vida como sabemos hacerlo desde épocas ancestrales.

Finalmente quiero dejar un saludo muy especial a Senpai Alejandra Silveira Vaz, quien es amiga de mi Sensei Clara Martinez y tuve la oportunidad de conocer en persona durante la semana de Colonia; entrenamos juntas en algunas sesiones y cada día fue muy atenta con nosotras en saber cómo nos encontrábamos y si la estábamos pasando bien 🙂